Un café y una runa

el

Siempre les he dicho que este momento de silencio al despertar lo aprovecho para hacer una taza de café. Es un ratito que paso conmigo mismo, el café y algún método adivinatorio. Durante ese instante observo, interpreto y medito. 

Nos encontramos en el punto donde intentamos que todo regrese a una normalidad más aceptada. Y asocio la runa de Algiz justamente con esa actualidad. Pero su posición invertida me hace analizar muchos panoramas. 

Nuestra realidad depende de la protección que tengamos en nosotros mismos. Nuestro bienestar no depende de otros, ni proviene de otros. Es nuestra responsabilidad lograr mantenernos y sentirnos seguros. Porque la debilidad de Algiz no parece que provenga del exterior sino de nuestro interior. 

La conexión que tengamos con el mundo espiritual, con nuestros Tres Yo y con nuestra consciencia es crucial para la evolución. Cualquier momento de debilidad nos puede llevar a una sumisión inconsciente ante personas o situaciones. No quiere decir que la vulnerabilidad sea debilidad. Pero en un mundo salvaje, el débil es presa del más fuerte. 

Esta selva llamada vida requiere que cada uno seamos depredadores al asecho. Asechamos cada particularidad de nuestros obstáculos, nos la devoramos y nos hacemos más resistentes. Los ataques no desaparecerán, pero nos convertiremos menos susceptibles. 

¡Satispán!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s